La sección Atlas Urbano está pensada para mostrar diferentes aspectos que marcan la configuración socio territorial de las ciudades, a través de mapas y breves comentarios que ayuden a conformar la imagen de un espacio urbano dinámico y diverso en sus diferentes componentes.
Un primer aporte será la puesta en línea de una serie mapas que expresan distintos fenómenos que caracterizan a la sociedad que habita en la región metropolitana de Santiago. Una contribución a ello también se puede encontrar en la sección Investigación / Desigualdades e indicadores sociourbanos, donde ya hemos publicado los resultados de la aplicación del Índice de Desarrollo Socioeconómico (IDS) para las áreas metropolitanas de Santiago y Valparaíso.
Es relevante señalar que los mapas que Atlas Urbano pondrá en la red son un complemento importante para comprender los diferentes elementos que van marcando la geografía social urbana y en este caso de las áreas metropolitanas de Chile Central.

 


Desigualdades territoriales en el uso del suelo en la Región Metropolitana

El PRMS de Santiago define las comunas en donde es posible la localización de industrias en dos zonas en particular. En primer lugar es posible apreciar un área en el sector norponiente de la región Metropolitana, específicamente en la comuna de Til – Til. En segundo lugar el plan define una zona industrial en el poniente del Gran Santiago. Al superponer estas áreas sobre el mapa de Índice de Desarrollo Socioeconómico (IDS) de la región, el cual se construyó sobre la base de tres indicadores (bienes suntuarios, nivel de estudio de la población de más de 25 años y calidad de la vivienda bienes suntuarios, nivel de estudio de la población de más de 25 años y calidad de la vivienda) se observa una tendencia a ubicación de este tipo de actividad en aquella comunas que poseen menor calidad de vida. Es el caso de la comuna de Til- Til el que posee uno de los niveles de desarrollo socioeconómico más bajos de la región. Observando la franja poniente del Gran Santiago estas zonas industriales exclusivas se localizan en las comunas de Renca, Lampa, y Pudahuel, nuevamente, todas comunas con índices bajos. La excepción es la comuna de Maipú con índices de desarrollo mayores y que posee una extendía área Industrial.

Por otro lado las comunas con un alto índice de desarrollo socioeconómico se ven libradas de esta convivencia. En las comunas de mayores recursos económicos los sectores residenciales no se ven obligados a coexistir con actividades generadoras de ruido, partículas y otro tipo de molestias.

Es posible pensar que el nivel de desarrollo socioeconómico de la población determina en cierta medida la capacidad de reacción frente a este problema.

 


Transantiago

El acceso al servicio de Transantiago

El principal problema para el habitante de la mayor ciudad del país en la actualidad tiene relación con el acceso a la locomoción colectiva. La promesa de que el plan Transantiago iba a mejorar la calidad de vida de los santiaguinos no ha sido cumplida, cuestión que se expresa en los niveles crecientes de descontento de la población con el sistema de transporte, la proliferación de líneas de micros "pirata" y los focos de protesta que esporádicamente se hacen presente en la ciudad.

La distribución de los servicios troncales y alimentadores, presentados en artículos anteriores, es diferenciada en los diversos sectores de la capital. Se puede observar especialmente como la periferia de la ciudad es la más perjudicada en este aspecto, debido a la menor presencia de servicio.

Las comunas con el mejor acceso al Transantiago son las denominadas "pericentrales", que son las que rodean a la comuna de Santiago. La población de esas áreas debe caminar en promedio menos de 250 metros para acceder a un troncal o un alimentador. En dicha localización cabe destacar el caso del denominado "Portal Bicentenario" -ex aeropuerto Cerrillos-, que pretende convertirse en una zona de desarrollo de un proyecto inmobiliario integral, sin embargo, presenta niveles bajos de acceso a transporte colectivo.

Una vez más, las comunas periféricas son las que ostentan niveles menores de acceso a los servicios que provee el Transantiago. Amplias zonas de Quilicura, Pudahuel, Maipú, San Bernardo, La Pintana y Puente Alto poseen distancias incluso superiores a un kilómetro a alguna red troncal o alimentadora.

Debe destacarse que se han creado nuevas alternativas dentro del Transantiago que no están representadas en este mapa, sin embargo, el acceso que posee la mayor parte de los habitantes de la periferia de Santiago a transporte colectivo es de un nivel muy bajo. Ya sea por la distancia que se debe caminar para acceder al servicio o por su baja frecuencia.

 


La Movilidad del Centro en la Ciudad

La capacidad de organización territorial en la Región Metropolitana se ha estudiado a partir de la disposición de los servicios en las comunas del área señalada. A partir de los principios de centralidad derivados de Chistaller, mientras más específico sea el servicio que se localice en una región, mayor centralidad tendrá la misma, asimismo, a mayor número de servicios, la centralidad aumenta. Considerando el número de farmacias, supermercados, hipermercados, hospitales, colegios y bancos,  se ha calculado el índice de centralidad de Davis para cada comuna (ICa = nº de establecimientos de la comuna * CL), consiguiendo previamente el coeficiente de localización (CL = 100 / Nº de establecimientos por actividad en el sistema) y sumando los valores finales por comuna.Los resultados se exhiben en el mapa; las comunas con mayor injerencia en el sistema urbano de la Región Metropolitana son Santiago, Providencia, Las Condes, La Florida y Puente Alto.

Es relevante comentar que hasta hace unos años, el centro por excelencia se situaba en la comuna de Santiago; el ascenso en los niveles de centralidad de Providencia y Las Condes se explican por la concentración de población de alto poder adquisitivo, a la entrada del cono de altos ingresos, en tanto que la situación de La Florida y Puente Alto se concibe por el alto crecimiento de población de los últimos años. Los niveles medios, que van de 13 a 33, se posicionan principalmente en el resto del área nororiente y también en Maipú y San Bernardo, comunas que también cuentan con gran cantidad de población, además de San Miguel y Talagante.El resto de las comunas de la región caen en los niveles bajos, lo que se traduce en una dependencia de las comunas más centrales a la hora de satisfacer necesidades cotidianas.

Según la tendencia observada, los proveedores de servicios, mayoritariamente privados, se localizan en lugares donde existe alta concentración de población, así como también en lugares donde existe mayor poder adquisitivo. 



Índice de pobreza en la Región Metropolitana (2000-2003)

El Índice de pobreza CASEN 2000-2003 refleja el número de personas que viven bajo condiciones de pobreza a nivel comunal, ya sean indigentes o pobres no indigentes según la encuesta de Caracterización Socioeconómica. El ministerio de Planificación define la indigencia como aquellas familias que no logran satisfacer las necesidades alimentarias de sus miembros. Las familias pobres logran satisfacer sus necesidades básicas pero se encuentran bajo la línea de la pobreza.

Los datos entregados por el Sistema Nacional de Información Municipal (SINIM) relacionan el número de hogares por comuna con el número de familias que son considerados en la encuesta CASEN. La visión lograda al especializar los datos hace eco de la situación generalizada de heterogeneidad social vivida en la Región Metropolitana. La pobreza se concentra en la porción nor-poniente y  sur poniente de la región, siendo representativas las comunas de Alhué y Paine, así como Til-Til y Colina. Los valores medios identifican un área que alberga entre un 7 y un 16% de familias pobres, distribuyéndose en tres puntos principales; las comunas centrales, el brazo oriente y sur oriente y el extremo poniente de la región.

Entre las comunas ganadoras se perciben aquellas que conforman la cuña de altos ingresos, más San Miguel.

 

Nº de familias en situación de pobreza crítica encabezadas por mujeres

El Índice de pobreza analizado en el mapa anterior puede ser asociado al número de familias en situación de pobreza crítica encabezadas por mujeres a nivel comunal en la Región Metropolitana para el año 2006. La cartografía expuesta fue elaborada en base a los porcentajes entregados por SINIM, los que fueron traducidos en número de familias en a partir de los datos de población total en situación de pobreza crítica para la región (menos de 500 puntos en la encuesta CASEN), los que fueron divididos por 5, tomando el tamaño familiar promedio recomendado por Chile Barrio. Una vez que se obtuvo el número de familias críticas en cada comuna, se calculó el valor numérico de cada porcentaje expuesto por el Sistema Nacional de Información Municipal.

A primera vista se distinguen las desigualdades en la precariedad socioeconómica de las mujeres, sin embargo, se aprecian en este indicador tendencias particulares. Del total de familias en pobreza crítica de la comuna, el número en que la mujer es la jefa de hogar es relativamente alto en las comunas del sur de la Región Metropolitana, tales como Maipú, San Bernardo, La Pintana, Peñaflor, La Granja y El Bosque, entidades que califican en un nivel medio o alto en el Índice de Pobreza. Una peculiaridad de la distribución de las familias encabezadas por mujeres es que las comunas de altos ingresos tienen el mismo comportamiento que las comunas de pobreza de nivel medio que se encuentran en las comunas del periurbano, teniendo bajos niveles de jefatura de hogar femenina. Puede distinguirse que son las comunas de la periferia sur donde se conjuga la pobreza crítica y la ausencia del padre en las familias.

La consideración de estas dinámicas deben considerarse para la inyección de recursos a las familias que enfrentan mayores dificultades para superar la pobreza.



Puntajes promedio de la Prueba SIMCE 2006

Los resultados promedios de la nueva Prueba SIMCE son explicitados espacialmente en la cartografía; se contemplan tanto los resultados en lenguaje, matemáticas y comprensión del medio. Para la clasificación se ha considerado un nivel bajo para las comunas con un puntaje medio entre 218 y 244, un nivel medio a las comunas entre 245 y 268 y un nivel alto para aquellas que obtuvieron resultados entre 269 y 301 puntos.

La visión general permite distinguir que la los resultados medios de la región son medios y bajos; sólo Santiago, Ñuñoa y la llamada cuña de altos ingresos mantienen su primacía exhibiendo los mejores puntajes. En el caso contrario, las comunas de Cerro Navia, Renca y Lo Espejo, además de La Pintana, El Bosque y San Bernardo, conforman el grupo con los desempeños menos prometedores; el área rururbana presenta en su mayoría resultados bajos.

 

Variación de los puntajes promedio de la Prueba SIMCE 2005-2006

El mapa relaciona los resultados espacializados de los años 2005 y 2006, categorizando todas las unidades comunales con una variación positiva, si incrementaban sus puntajes en el período, o negativo, si presentaban una tendencia a la baja. Es necesario especificar que la variación percibida va entre 0 y -24,67 puntos para  el caso negativo, y entre 0 y 3,67 para el positivo; por otro lado, es importante señalar que se ha trabajado con promedios.
Las comunas de la Región Metropolitana, en el área urbana sur, siguen una tónica decreciente, siendo preocupante la baja que han tenido comunas que el año anterior no exhibían los mejores resultados, demostrando un probable empeoramiento de la calidad de la educación. Los resultados positivos se presentan en algunos sectores periféricos y en zonas del área nororiente; el cono de altos ingresos no ha tenido una evolución positiva en todas las comunas.


Disponibilidad presupuestaria municipal por habitante

En el mapa de la disponibilidad presupuestaria se puede observar un interesante patrón de distribución, el cono de altos ingresos en la región son los que tienen los valores mas altos, algo lógico, sin embargo los valores medios en presupuesto se concentran en las comunas que son periféricas, mientras que las comunas que se encuentran en el anillo central tienen los valores más bajos. 

Esto significa que las comunas periféricas pueden desarrollarse más como comunas, ya que tienen más presupuesto que las comunas que se ubican hacia el centro. Así, tienen la posibilidad de realizar más proyectos que desarrollen la infraestructura e incremente la calidad de las personas que viven en esas comunas. Por otro lado, las comunas centrales ya disponen de equipamiento y servicios que las comunas periféricas no tienen, entonces su presupuesto debería estar dirigido a otro tipo de iniciativas, como el mejoramiento de espacios urbanos y respaldo al transporte, debido a las falencias existentes hoy en día en el Transantiago.

 


Conectividad en los recorridos troncales de Transantiago

El análisis del Plan Transantiago respecto de sus desigualdades en el servicio puede complementarse con la observación del índice Beta (ß =a/n), que expresa la conectividad de los recorridos troncales en las distintas zonas censales de la Región Metropolitana de Santiago, expresando cada intersección vial utilizada como un nodo (n), y el tramo entre nodo y nodo como un arco (a). La relación entre el número de arcos y nodos expresa la conectividad en términos del número de recorridos de la zona censal y qué tan conectados están las vías de esos recorridos entre sí. A mayor conectividad los valores del índice aumentan.

En el mapa se distinguen primeramente las zonas de la ciudad que se encuentran en el límite del área urbana, que no cuentan con recorridos de buses que permitan a los usuarios desplazarse a un sector alejado. Luego, las zonas que pertenecen al área sur y zonas más alejadas del centro tienen una menor cobertura de recorridos que las zonas centrales, que tienen un índice Beta medio alto, indicando que es ahí donde se concentran las mejores condiciones de conectividad vial y donde los recorridos cubren mayor porcentaje de esas vías.

Índice Gamma

El índice Gamma (g=2a/n(n-1)), permite la comparación de la conectividad entre las zonas censales en Santiago, relacionando los valores obtenidos en el índice Beta y el mayor grado de conectividad que podría la zona censal considerando el número máximo de arcos que se pueden trazar entre los nodos existentes. Es claro que las un gran número de zonas censales de las comunas periféricas podrían aumentar su conectividad dadas las condiciones existentes, lo que se traduce en que los recorridos de los buses podrían aumentar su cobertura en forma significativa. Las zonas centrales tienen la mejor cobertura de recorridos.

La observación final es que ambos índices exhiben una ciudad desagregada, donde el sistema de transportes es un elemento explicativo de esa estructura de alta complejidad. El grado de conectividad no muestra una homogeneidad espacial, y tampoco una complementariedad y conectividad entre los sitios de la ciudad.

 


Transantiago y su desigualdad ante la densidad de población

Se distingue en el mapa la totalidad del área urbana de la Región Metropolitana de Santiago; sobre esta base se ha espacializado, por un lado, la densidad de población urbana, usando como escala de trabajo el distrito censal del año 2002, y por otro, la red de recorridos troncales y alimentadores del Plan Transantiago.
De la superposición de ambas capas se infieren realidades que no son visibles al observar individualmente la trama de recorridos de buses dispuesta por el Ministerio de Transportes.  Si el observador se detiene sólo en los recorridos, verá que están dispuestos de forma que cubren todas las arterias principales, y que los recorridos de los alimentadores permiten el desplazamiento del usuario dentro de una zona específica con relativa facilidad; sin embargo, este equilibrio en la distribución es sólo aparente, pues los datos de densidad de población urbana evidencian una disposición desigual en el territorio.
Las densidades mayores, como es de esperarse, de encuentran en el anillo periférico, realidad que se identifica ampliamente en los distritos de las comunas de La Pintana, El Bosque, San Bernardo, Pudahuel, Cerro Navia, Lo Prado; y el centro de Santiago, así como las comunas de Lo Barnechea, La Reina, Las Condes y otras presentan una tónica absolutamente distinta.
Si se considera que los desplazamientos en Santiago son principalmente desde la periferia sur hacia el centro y nororiente en la mañana y a la inversa en la tarde, precisamente donde hay mayor cantidad de población; deben existir mecanismos de refuerzo en los tramos más dinámicos, que no pasan sólo por el aumento en la frecuencia de los buses, sino por lograr una visión totalitaria de la realidad metropolitana en la planificación.


Transantiago y su desigualdad ante el desarrollo socioeconómico

El Plan Transantiago puede estudiarse también desde la óptica del Desarrollo Socio-económico a nivel de distrito censal. El panorama exhibe distintos niveles de desarrollo socioeconómico en la ciudad, distinguiéndose comunas ganadoras que se encuentran en el cono de altos ingresos, además de San Miguel y Peñalolén, y Estación Central, Santiago, Maipú, La Florida, Puente Alto y Macul con valores medios, como ya se han descrito en el mapa del IDS disponible en la sección Atlas Urbano. Considerando la estructura de la red de transporte de buses, y sumado a las observaciones de la interpretación del mapa Transantiago y la desigualdad ante la densidad de población, la síntesis que se obtiene es que las comunas del anillo periférico son las menos favorecidas en cuanto al desarrollo socioeconómico, a la distribución de las población, y respecto del acceso expedito al nuevo plan de transportes.


Diferencias en la subvención educacional del estado

La subvención del Estado para el funcionamiento del sistema educativo en el año 2005 se refleja en la cartografía presente. Los datos se han obtenido a partir de la cuenta disponible en el Sistema de Información Territorial en Educación  del Ministerio de Educación (SITE), específicamente las cifras de subvención regular anual y la subvención en mantenimiento, en relación a la matrícula o alumnado con que cuenta cada comuna.

El primer punto a considerar es que el cono de altos ingresos es el que recibe menor cantidad de ingresos fiscales por subvención, debido principalmente a que existe una dominancia de establecimientos educacionales privados en el sector. Los dineros se dirigen hacia las comunas restantes de la región metropolitana; los municipios del área suroriente reciben una subvención levemente mayor, mientras que el área norte tiene predominantemente una subvención menor a los 320.000 pesos al año; siguiendo la lógica de que la cantidad de alumnos es más baja. Sin embargo, no es posible discriminar entre ambos grupos siguiendo un patrón absoluto. Quinta normal destaca con la mayor subvención anual.

Es factible aprobar estos resultados en la asignación de recursos, no obstante, los resultados no se explicitan positivamente en el sistema de medición de la calidad de la educación (SIMCE), ni en la prueba de selección universitaria (PSU), como se distingue en los mapas del Atlas Urbano. Queda entonces acusar una insuficiente asignación por parte del Estado, así como una ineficiencia potencial en administración de los recursos.




El flagelo de la marihuana en la educación chilena: una radiografía a nivel país

La imagen de establecimientos Municipales refleja una fragmentación espacial a nivel nacional considerando un aumento en el porcentaje de consumo con  predominancia  en las zonas norte y centro norte, disminuyendo notablemente en la zona centro sur, y también en relación a los establecimientos pagados y subvencionados. Así mismo, se observa desde el Maule a Magallanes la alternancia entre intervalos bajo y medio.

En cuanto a establecimientos subvencionados, se aprecia una disminución del primer y tercer intervalos, mostrando una heterogeneidad predominada por el intervalo medio que se incrementa desde la segunda hasta la Décima Región. En esta zona, destaca como punto aislado la región del Bio-Bio, presentando el menor porcentaje de consumo.

Respecto a establecimientos pagados, se observa una tendencia al equilibrio respecto al intervalo medio y mayor, presentándose continuamente y de manera homogénea desde la Tercera hasta la Octava Región. Por otra parte hay una disminución del intervalo menor, predominando solo en tres regiones.

   

De manera general, al comparar, es posible apreciar una heterogeneidad en la distribución de los intervalos, por tanto, no siguiendo un patrón general de especialización en los tres mapas analizados, sólo presentando las siguientes particularidades: primero que en las regiones de Tarapacá  y Metropolitana, presentan los mayores porcentajes de consumo, en los tres tipos de establecimientos, sin excepción alguna. El caso de Tarapacá, es posiblemente explicable, por el grado de conectividad con los países limítrofes circundantes, ya que son áreas que tradicionalmente se han visto afectadas por los flujos de ingreso de comercio de drogas y migración ilegal. La Región Metropolitana, se puede explicar ya que al ser un centro urbano dinámico, que presenta distritos con conos tanto de bajos y altos ingresos, el grado de acceso y vulnerabilidad al consumo por parte de estudiantes  se incrementa para todos los estratos sociales.

En segundo lugar, las regiones de Antofagasta y Aisén, son las que en los tres casos presentan un bajo consumo. Posible explicación es el hecho de  poseer bajas densidades de población. El acceso a establecimientos educacionales es menor debido a los problemas de conexión, relacionado así mismo con el aislamiento físico y rigurosidades climáticas, en donde los estudiantes deben migrar a centros urbanos más cercanos. Tercero las regiones del Maule y la Araucanía, ambas con el menor porcentaje de población urbana del  país (66.4 -67.7 respectivamente), en ningún caso alcanzan el intervalo superior. Finalmente, en el caso de la duodécima región que siendo un área de difícil acceso, baja población y segregada de la centralización del país, presenta un aumento del consumo relevante en los tres tipos de establecimientos.

Calidad de la educación - Prueba SIMCE

El Sistema de Medición de la Calidad de la Educación (SIMCE),  se aplica a los 4º Básicos, 8º Básicos, y 2º año de Enseñanza Media. Los datos con los que se ha elaborado el mapa, corresponden al año 2005 en la Región Metropolitana, en el cual se midió a los 4º Básicos.

Se obtuvo un promedio de las pruebas de Lenguaje, Matemática y Comprensión del Medio de cada establecimiento, para lograr un promedio comunal. En la cartografía se puede distinguir una zona que sobresale con los mejores puntajes; el cono de altos ingresos una vez más concentra la situación más favorable a nivel educacional en la región, mientras que el resto de las comunas mantienen una tendencia heterogénea. Las comunas ubicadas al sur poniente presentan los resultados más bajos.

 El ingreso sigue siendo preponderante a la hora de explicar el nivel educacional en Chile, en una relación directa; es decir, a mayor ingreso, mejores resultados.



Articulos anteriores:

- Índice de Desarrollo Socioeconómico
- Desnutrición infantil
- Diferencias en los niveles educacionales en el Gran Santiago


Laboratorio Urbano IGEUC
Vicuña Mackenna 4860 - (2) 3547873
Email: laboratoriourbano@geo.puc.cl